Decir de la mejor manera lo que se quiere comunicar



Uso de los signos de interrogación y exclamación

Hemos adoptado de lenguas foráneas la costumbre de utilizar sólo el signo de cierre en los enunciados interrogativos o exclamativos. Sin embargo, en el idioma español, estos signos deben colocarse tanto al comienzo como al final de la oración.
Veamos la norma de uso:

Luego de los signos de cierre de interrogación o de exclamación no se coloca punto. Estos signos indican el cierre de la enunciación:

¿Sabías que me voy a la costa? Este año elegimos la playa para descansar.

Los signos se colocan al comienzo de la pregunta o la exclamación, aunque no comience con esta la oración. En este caso se separa la pregunta del resto de la oración con una coma.

El viernes festejo mi cumpleaños, ¿vas a venir?

Cuando los vocativos ocupan la primera parte de un enunciado quedan fuera de la interrogación o la exclamación:

Mamá, ¿pensaste qué le vamos a regalar a la abuela?

En cambio si está colocado al final de la pregunta o la exclamación, el vocativo se incluye en ella:

¡Cuánto me alegra que hayas llegado a tiempo, Rolando!

Se usan para enmarcar interjecciones:

¡Ey! ¡Epa! ¡Oh!

Al escribir varias preguntas o exclamaciones breves de forma continuada, se puede optar por:

a) Considerarlas enunciados independientes con sus correspondientes signos de apertura y cierre, y comenzando cada una de ellos con mayúscula:

¿Cómo fue el viaje? ¿Estuvieron en Londres? ¿Visitaron el Palacio de Buckingham?

b) Considerarlas parte del mismo enunciado, en cuyo caso van separadas por comas y sólo se escribe con mayúscula la palabra inicial:

¡No puedo creer que no fueron!, ¡no me digas que se lo perdieron!

Los signos se pueden usar combinados para expresar duda o incertidumbre, y sorpresa a la vez. No obstante sobre este caso no hay unanimidad de criterios y se recomienda su utilización sólo en textos literarios ―donde es frecuente encontrar los signos multiplicados para dar énfasis a determinados enunciados― y debe evitarse en los textos periodísticos o administrativos.

¿Hay que entregar los papeles mañana?, ¡¿estás segura de que es mañana?!

Finalmente, en los únicos casos en que se utiliza sólo el signo de cierre es cuando se quiere indicar, ironía, sorpresa, desconocimiento o duda de algo que se está mencionando.

a) Encerrado entre paréntesis:

Aún teniendo tropas alrededor del mundo, Obama recibió el Premio Nobel de la Paz (!).

Es vicepresidente de la nación y opositor del gobierno al mismo tiempo (?).

Y sin paréntesis para indicar un dato que se desconoce, por ejemplo, una fecha de nacimiento:

?- 1801

No hay comentarios:

Publicar un comentario