Decir de la mejor manera lo que se quiere comunicar



Oír no es escuchar

No está de más establecer la diferencia entre los verbos oír y escuchar.
Oír es percibir sonidos con el oído, escuchar es prestar atención a lo que se oye. Esto significa que en la acción de escuchar existe el propósito de hacerlo, en cambio el oír puede suceder contra nuestra voluntad y hasta puede ser inevitable. Si no, veamos este fragmento de El silenciero de Antonio Di Benedetto:
“Con una radio que se oye se puede dormir, es cierto; pero hay que organizarse. Es preciso favorecer el sueño, cansarse, beber algo de más durante la cena, no hablar mucho de noche, no excitarse”.
Y la diferencia con esta otra de la misma novela:
“Si está solo, toma una piedra y da contra los caños huecos del alumbrado. Golpea y aplica la oreja a la columna. Escucha. Cuando la vibración se acaba, vuelve a golpear”.

4 comentarios:

  1. ¡bravo muchacha! veo que sigues armando este espacio con mucha dedicación, te felicito.
    Yoli

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Yoli! Me alegro de que lo sigas visitando. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Weiflook, ¡gracias por tu comentario! Saludos.

    ResponderEliminar