Decir de la mejor manera lo que se quiere comunicar



Todo lo contrario

Pasé por el súper del barrio y cuando iba a pagar, ahí, justo al ladito de la caja, aparecieron en mi campo visual las gloriosa barritas de semillas “Trébol”. Comencé a elegir entre la exquisita variedad de gustos que estas tienen pero, de repente, algo desvió mi mirada y me encontré con esto:


Me dije: ¿qué es lo que está mal? ¿No es obvio lo que está mal? ¿No detectan cierta contradicción en el texto? Pensemos que si la anemia es el “empobrecimiento de la sangre por disminución de su cantidad total…” (fuente: RAE), mejorar una afección de este tipo… ¿no es acaso contradictorio?
Decir en su lugar: “Contra la anemia”, creo que hubiera dejado más claro aún lo sanas y nutritivas que son estas barritas, además de riquísimas. Obvio que no les creo a los fabricantes cuando detallan entre sus beneficios que “mejora la anemia”, sino todo lo contrario, y te las recomiendo…

4 comentarios:

  1. Hay un montón de productos que en lugar de prometer mejorar al enfermo ("mejora al anémico"), afirman mejorar a la enfermedad. Eso por no contratar correctores. ¡Mejoren sus errores!(?)

    ResponderEliminar
  2. Genial, Ro, esa sería la otra opción posible y la que todos esperamos al comer la barrita: "mejorar al anémico".
    Me encantó la analogía: "¡Mejoren sus errores!". *<;O)

    ResponderEliminar
  3. Una sutil observación, que pasa desapercibida para casi todos por la inagotable capacidad interpretativa de nuestro cerebro, que le encuentra sentido a las cosas más ilógicas y absurdas. Quizás el publicitario estuviera pensando en Mahatma Gandhi a la hora de promocionar que el producto "mejora la anemia".
    Es más, si todavía hiláramos más fino, podríamos advertir otro traspié en el modo de comunicar las bondades del bálsamo Trebol.
    En ese párrafo se enumeran las virtudes de las barritas de semillas mediante una lista de propiedades. Sin embargo, la estructura de articulación de los ítems, en su conjunto, no es coherente. Para señalar algunas de las propiedades se utiliza un sustantivo (fotalecedor, antioxidante), para otras un adjetivo (beneficioso) y para otras un verbo (mejora, brinda).
    Para reestablecer la coherencia entre las propiedades deberíamos usar un sustantivo para todas (fortalecedor óseo, antianémico, antioxidante, rejuvenecedor y antiamnésico) o un verbo (fortalece la estructura ósea, contrarresta la amnesia, aporta antioxidantes, brinda belleza y bienestar y beneficia a la memoria).
    ¿No te parece? (Saludos a Manes).

    http://www.facebook.com/Eduardo.Bergonzi

    ResponderEliminar
  4. Eduardo, estoy de acuerdo con la sutil observación, aunque me parecen demasiadas virtudes por tratarse de una golosina, jajajaj
    ¡Gracias por el aporte y por los saludos!
    Vivi

    ResponderEliminar