Decir de la mejor manera lo que se quiere comunicar



La unificación, un factor fundamental en la corrección

Pensé en volcar algún contenido referido a este punto tan importante en el proceso de corrección y buscando información encontré fragmentos de un texto de José Martínez de Sousa ―una de las máximas autoridades en tipografía, ortotipografía y bibliología en español―, recogidos por Pablo Valle en su libro Cómo corregir sin ofender, editado en Buenos Aires por Lumen en 2001.

La unificación consiste en darle el mismo estilo a la totalidad de un texto para que este tenga coherencia y cohesión, ya que este proceso facilita su lectura y es esencial para que el mensaje que contiene sea claro y conciso. Un escrito que carece de esta cualidad se hace pesado, es confuso y dispersa la atención del lector.

A las líneas escritas por Martínez de Sousa que siguen a esta breve introducción no hay nada que agregarles, por eso las comparto tal como las encontré en el libro de Pablo Valle, quien es profesor de Letras y un reconocido profesional de la corrección de textos.
Vayamos entonces a lo que Martínez de Sousa dice acerca de este proceso:

Puede decirse que la unificación (o uniformidad) es uno de los factores más importantes de la corrección, tanto de estilo como tipográfica. […] “Todos moros o todos cristianos”, suele decirse muy a menudo para inculcar la necesidad de la unificación.
La unificación debe empezar en el original mismo; para ello, en primer lugar, debe respetarse el criterio del autor o traductor, en tanto que sea correcto y acertado; […]
La unificación en las galeradas* (y peor aún en las segundas pruebas) es sumamente enojosa, ya que el corrector tipográfico desearía no tener que tocar las líneas por este concepto. De aquí la importancia de repasar y unificar bien el original. […]
Téngase en cuenta que muchas veces, aunque el valor de esta apreciación sea relativo, se mide la capacidad de un corrector tipográfico por su eficacia en la unificación de todos y cada uno de los pormenores de una obra. En realidad, es preciso decir que este factor constituye quizá la parte más difícil de la corrección tipográfica, puesto que casi todas las virtudes del corrector tipográfico se sintetizan en esta palabra: unificación.

* Prueba de la composición, sin ajustar, que se saca para ser corregida.


3 comentarios:

  1. Gracias por citarme. Un abrazo. Pablo Valle

    ResponderEliminar
  2. Pablo, muchas gracias a vos por visitar el blog y por tu comunicación. ¡Saludos! Viviana

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el post Viviana y por traer a colación este tema a veces olvidado.

    Esa misma coherencia y cohesión que se reclama para el texto, es aconsejable aplicarla a lo gráfico, a la parte estética de una publicación. Leer un libro, una revista, un periódico, etc. donde haya continuidad discursiva gráfica y textual hace extremadamente más amena la lectura.

    Pablo: también tengo tu libro y ha cruzado conmigo "el charco".

    ¡Saludos a ambos!

    ResponderEliminar